La espalda de Melilla

Melilla es una ciudad de contrastes desde que das los primeros pasos por sus calles. Tan pronto te cruzas con personas vestidas de militares como con personas con chilaba, rasgos europeos se entremezclan con rasgos marroquíes,  a poca distancia Melilla la Vieja de la Melilla comercial.

Sin embargo, el mayor contraste es conocer lo que ocurre a las espaldas de la ciudad. Lo que podría ser la vida normal en cualquier ciudad mediterránea de tamaño medio cambia totalmente cuando divisas la valla, o más bien las vallas.

IMG_20170529_123730
Vista de la valla de Melilla con el Monte Gurugú al fondo

Pero no solo la valla se sitúa en la parte trasera de Melilla. También está el CETI (Centro de Estancia Temporal  de Inmigrantes), el Centro de Menores La Purísima, el Centro de Menores Infractores Baluarte y los pasos fronterizos de Farhana y Beni Ensar.

IMG_20170529_123832
Centro de Menores La Purísima situado en un antiguo fuerte militar

Y ahí es donde convive esa parte de la ciudad que parece invisible, donde los derechos humanos desaparecen, donde la hostilidad aparece por cualquier parte, donde dar voces parece la forma habitual de comunicación.

En el paso fronterizo de Farhana las voces de la policía local a los conductores que hacen colas toda la mañana y las voces de los “controladores” de la caravana de contrabando. En la puerta del CETI las voces de un vigilante a un migrante al que saca del Centro a empujones, acusándolo de haber bebido y amenazándolo con darle una hostia.

IMG_20170530_133449
Cruce de acceso a Farhana con el CETI a la izquierda

Pero también hay voces más agradables. En la puerta del CETI puedes hablar con alguna de las personas que viven en él, en torno a un millar, variable en función de las salidas hacia la península  de los miércoles.

Allí conocemos la historia de Moustapha (nombre ficticio) quien salió de su casa en Burkina Faso en febrero de 2016. Un viaje por Níger, Argelia y Marruecos hasta conseguir entrar en Melilla, en el último salto, hace un par de semanas.

Ya lo había intentado otras veces y cuenta como la Guardia Civil le llevó esposado a la puerta de la valla (devolución en caliente) donde la policía marroquí le pegó patadas y porrazos. Nos enseña la cicatriz de su cabeza y algunos de los cortes en sus manos al subir a la valla. Su sueño, a sus 20 años, llegar a Barcelona y buscar trabajo allí.

IMG_20170531_122844
Cicatriz
IMG_20170531_142922
Refugiado sirio-palestino

 

 

 

 

 

 

 

Los miércoles son días de alegría en el CETI ya que se produce el viaje a la península de algunas personas. Quienes se lo pueden permitir van hasta el puerto en taxi. Quienes no, bajan andando (casi corriendo) con cánticos y gritos donde “Salida” es la palabra reconocida.

IMG_20170531_214606

 

IMG_20170531_221806

 

 

 

 

 

 

Video en facebook

 

Pero también hay quien se resiste a vivir en la espalda de Melilla y se hacen visibles en parques y en la zona del puerto. Son los niños y jóvenes que viven en la calle…pero esa será otra historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s